domingo, 29 de junio de 2008

1天

Bueno, ya estoy aquí, mejor dicho, ya estoy allí, bueno todo es relativo.

Por ahora, pues nada, como siempre colas en el aeropuerto, un avión a Paris, otro avión a Beijin y un último avion a XIAN, total 24 horas danto tumbos por el mundo.

Y pa variar pues a Jose le han perdido la maleta, menos mal que como el chico es precavido traía unas mudas en el equipaje de mano, pero vamos que le he tenido que dejar unos zapatos para que mañana dé su conferencia con un aspecto decente y no en chanclas con calcetines que era su mejor opción tras perder el equipaje.

Tras llegar y conseguir hacernos entender con los chinos, hemos ido al centro, que está un poquito lejos, vamos como a 10 km de nuestro centro de conferencias.




Hemos paseado por el caótico barrio musulman y nos hemos atrevido a comer unos noodles de esos con cordero y vegetales, todo un riesgo. Ya veremos si el estomago lo soporta y no tengo que hacerme tortillas de fortasec.

Luego hemos vuelto prontito al hotel y hemos decidido volver en un ricsaw de esos (o como se ponga)

Le enseñamos al chino el punto en el mapa y dice que long que muy long, y que nos quiere cobrar 80 yuanes (lo dice indicando el 80 en el velocímetro de su ricsaw, vamos ese trasto no pasa de 30 km/h ni de coña).

Yo le digo que no pagamos más de 30 (el taxi había costado 30) y dice que no, que ni de coña que 50 como mucho. Yo le digo adios (con la mano, porque de chino no sé ni dar las gracias) a los 50 metros oimos un cacharro que se acerca y le digo a jose, ya verás como es el chino que dice que nos lleva más barato.

Cierto, ahora dice que nos lleva por 40, yo sigo en 30 y al final dice que 35, total que le decimos que vale.

Tal y como conducen aquí, esto ha sido mucho más peligros que escalar en el butrón a 40º y sin agua, ¡¡¡¡que miedo!!!!!

El viaje ha sido eterno, vamos es como ir de la Puerta del Sol a Alcobendas en una vespino escacharrá. Encima al pobre hombre se le ha salido la cadena y se ha puesto fino.

Total que media hora más tarde llegamos a nuestro destino, y al final le doy 40 yuanes y me despide con una amable sonrisa.

Ahora intentaré mantenerme despierto hasta que juegue España (que espero que lo retrasmitan por aquí) aunque total tampoco es que el futbol me atraiga demasiado, pero con tal de ver algo que medianamente entienda me conformo.

video



video

2 comentarios:

Miguel Angel dijo...

COMO MOLA.

Que lo pases bien.

Anónimo dijo...

¡¡pues si que os ha cundido!!
¡¡joeeeee, q,énvidiaaaaa!!!
besotessss

¡¡ah, por cierto soy aurea!!